Whatsbook: Cambios en la política de privacidad de Whatsapp

Tras la adquisición de Whatsapp por la corporación Facebook, pocas o ninguna modificación habíamos podido apreciar los usuarios del servicios de mensajería número uno en España. Hasta ahora. Solo era cuestión de tiempo que “la gran F” comenzará a rentabilizar la inversión de 16 mil millones que realizó en 2014 y empezara a disolverse la aparente autonomía de la que gozaba Whatsapp aun después de su incorporación a la empresa de Zuckerberg.

Con el objetivo de mejorar la calidad de los mensajes que recibe el usuario (mejorando la lucha contra el spam) y la pertinencia de los mismos (personalizando la información y la publicidad que recibimos de terceros), la nueva política pretende romper el dique que separa la información del usuario de Whatsapp y del usuario de Facebook y que esta fluya en ambos sentidos. Al menos eso es lo que nos indican. Vayamos por partes.

Para empezar, en la nueva política nos indican que cierta información del usuario (como su número de teléfono, su actividad en Whatsapp, horas de uso, estados de conexión, ubicación, etc), va a ser compartida con los sistemas de Facebook. Hemos de recordar que, por ejemplo, indicar el número de teléfono en Facebook era una opción del usuario: unos lo daban y otros no (se nos viene a la mente aquellas campañas tan insistentes en que solicitaban asociar un número de teléfono con nuestra cuenta de Facebook para mejorar nuestra seguridad. Ahora, con Whatsapp, parece que lo van a conseguir igualmente). En cualquier caso, nos dicen que esta información no será difundida en la red social, ni comunicada a ninguna organización externa a Facebook (aunque no dice que no vaya a ser utilizada por las empresas que forman parte de Facebook, como Instagram u Oculus). 

Si una empresa adquiere otra empresa distinta, en función de las estrategias de mercado y oportunidades de negocio existentes, es inevitable que se produzca un flujo de datos entre una y otra. Para hacer esto, lo habitual suele ser informar a los usuarios que se va a producir este flujo y se les da la posibilidad de oponerse al mismo ya que, desde el punto de vista de la privacidad, ser usuario de una empresa no significa necesariamente serlo de las dos. Esto es precisamente lo que esta haciendo Whatsbook (permítannos el término fusionado de Whatsapp-Facebook) con esta actualización de su política de privacidad: Informar de que se va a producir este flujo de datos entre ambas empresas y ofrecer la posibilidad de que el usuario se niegue al mismo (esto se puede hacer en el mismo momento en que se muestra la actualizacion o bien en un plazo de 30 dias en los ajustes del usuario).

Por lo tanto, tenemos dos opciones si queremos seguir siendo usuarios de Whatsapp: Compartir los datos o no hacerlo.

Si decidimos no hacerlo, en principio algunos datos no se compartirán (otros se compartirán igualmente hagas lo que hagas) y seguiremos usando el servicio de mensajería como siempre (y decimos en principio porque no son pocas las voces que apuntan que este flujo de datos ya se estaba haciendo antes de la presente actualización. Ademas, Facebook no es la corporación con mejor reputación desde el punto de vista de la privacidad de la información de sus usuarios).

Si decidimos compartir los datos, la nueva política indica que emplearán esa información para mejorar la lucha contra mensajes no deseados que pudieras recibir (spam), optimizar las sugerencias de amistades (tan sencillo como que si tienes contactos en Whatsapp que no tienes como amigos en Facebook, te los sugerirá. Y de ahí pasamos a contactos de tus amigos, etc. De todos modos, si eras usuario de Facebook desde tu dispositivo móvil esto ya estaba sucediendo) y personalizar aún más la publicidad y anuncios que te muestran, existiendo la posibilidad de que empresas que no son Facebook te envien mensajes (comerciales o no) a tu Whatsapp (lo cual parece entrar en conflicto con la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y el Comercio Electrónico – LSSI) que requiere de una serie de medidas para poder emplear este tipo de medios con finalidades de marketing y publicidad (si bien tanto Facebook como Whatsapp se rigen por las leyes de California. Veremos que pasa)

“Cuando el producto es gratis, el producto eres tu”

Nuestro comportamiento como usuario, nuestros hábitos, preferencias, gustos, circunstancias sociales, localizaciones habituales, etc. Esta es la información que decidimos poner en manos de la red social a cambio de que nos dejen usar su servicio de manera gratuita. Esta es la información que la red social necesita para conocer qué quieres, qué buscas, qué necesitas.

Hasta ahora, tu muro de Facebook era como ir por la calle pensando en comprar zapatos y que todas las tiendas que encontrabas a tu paso fueran zapaterías. A partir de ahora, puede que ni siquiera tengas que salir de casa para comprarlos. Whatsapp llamará a tu timbre y te dirá “Hola. Tengo los zapatos que necesitas”.

Si bien es cierto que todo esto no tiene por qué ser un inconveniente (ya que, a juzgar por el éxito de las redes sociales, a mucha gente le gusta compartir su vida privada), lo cierto es que no parece que se estén tomando todas las reservas necesarias para garantizar la privacidad de aquellos usuarios que no quieran compartir toda esta información personal que, entre otras cosas, les pertenece.

Aunque también pueden cambiar de servicio de mensajería. El poder de elegir es el verdadero valor del usuario.

0 comments on “Whatsbook: Cambios en la política de privacidad de WhatsappAdd yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *