LAS COOKIES VULNERAN NUESTRA PRIVACIDAD

A pesar de lo que habitualmente se indica, (que las cookies son solo por el bien del usuario) el uso de cookies en una página web permite que el proveedor de esta herramienta conozca una cantidad de información que, en muchos casos, es de carácter personal con lo que el control sobre nuestra privacidad se ve en muchos casos afectado.

Las cookies son dispositivos que se emplean para permitir, entre otras cosas, que nuestro uso de servicios webs “fluya” de una forma más atractiva. Para ello, las cookies almacenan datos en nuestros equipos que posteriormente son empleados por el servidor para facilitar la navegación del usuario en la red.

Las cookies consiguen que, a través de nuestros hábitos de navegación, nos llegue publicidad acorde con nuestra forma de comportarnos en internet.

Básicamente, una cookies es un conjunto de datos (que no son código, con lo que no hay que tener miedo de ellas por motivos de virus, spyware o malware) que el servidor de la web o conjunto de webs que estamos empleando nos envía a nuestro navegador y que nos identifica como usuarios únicos entre todos los usuarios que el servicio web tiene en internet.

Durante nuestro uso de la web, la cookie va registrando una serie de datos de nuestro uso, como páginas que vemos, tiempo de uso, datos relacionados con nuestro registro como clientes, productos visitados, procesos de compra, etc. Una vez que terminamos de usar el servicio web, la cookie queda en nuestro navegador con toda esta información almacenada.

Cuando volvemos a usar el servicio web lo primero que hace el proveedor del servicio es leer la información que quedó almacenada en la cookie para mostrarnos una navegación en esta web acorde a nuestro comportamiento pasado: si eramos usuarios registrados nos identifica fácilmente, si mostramos interés previo en ciertos productos nos expondrá un conjunto de preferencias más acorde a nuestros gustos, etc.

También hay que tener en cuenta que, durante el uso de un servicio web, la propia web incorpora cookies que no pertenecen al proveedor de la web. Si visitamos un portal web de una agencia de viajes puede que al mismo tiempo estemos usando cookies del portal de viajes, cookies de varios proveedores de publicidad y cookies de gestiones analíticas como las de Google u otro tipo como las empleadas por widgets de redes sociales, posicionamiento en mapas, etc.

Estas otras cookies de “terceros” (proveedores que no son los propietarios), en principio, no tienen por qué ofrecer una mejora del servicio de cara al usuario, ya que en muchos de estos casos el uso de cookies de “terceros” se emplea para gestiones que solo benefician al proveedor de la web o a los propios terceros. Sin embargo, estos terceros también almacenan datos sobre el uso que hacemos de la web en sus cookies.

Por lo tanto, y teniendo en cuenta que, más allá de los datos personales directos, el comportamiento y los hábitos de un usuario forman parte de su intimidad, al acceder a una web con cookies, los proveedores de dicha web y los “terceros” que emplean cookies en la misma están tratando nuestros datos personales y, en consecuencia, merece las consideracciones necesarias desde el punto de vista de la privacidad.

¿Las cookies vulneran nuestra privacidad?

Para poder tratar datos personales, y como ya hemos indicado las cookies lo hacen, es necesario cumplir con el derecho de información al usuario y obtener su posterior consentimiento. No proporcionar toda la informacion necesaria al usuario respecto al uso que le dan a las cookies tanto proveedores como terceros, o no recabar el consentimiento por parte del usuario para su uso, sí vulnera la privacidad de este.

En conclusión, las cookies son una herramienta que facilita la navegación web al usuario y permite hacer esta más atractiva y amigable, al mismo tiempo que permite mejorar el rendimiento del servicio al proveedor, con lo que su uso no tiene por qué ser un problema desde el punto de vista de la privacidad.

El problema lo encontramos en que, en muchos casos, el uso de cookies solo pretende que tanto el proveedor como sus terceros conozcan nuestros datos personales para obtener beneficio de ellos, amenazando por el camino nuestra intimidad como usuarios, y es aquí donde las cookies suponen un problema ya que perdemos el control sobre nuestra privacidad.

Es importante leer el aviso de las cookies cuando accedemos a una página web, para saber que datos van a ser recogidos, que uso van a tener y si va a existir una cesión de los mismos, para poder decidir si seguir navegando por la web o no.

0 comments on “LAS COOKIES VULNERAN NUESTRA PRIVACIDADAdd yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *